Una escuela marista en Orizaba

Familia AguilarDurante la persecución religiosa, la casa de Doña Lupita Aguilar Vda. De Aguilar, estuvo siempre abierta a los sacerdotes perseguidos y a los catequistas que nunca dejaron de evangelizar al pueblo; en la huerta de esa residencia se celebraron primeras comuniones y horas santas.

Atendiendo personalmente una tienda de sombreros (La Francesa, sucursal la sorpresa), Doña Lupita pudo enviar a la ciudad de México a sus hijos, Pablo y Jorge, para estudiar en la Preparatoria del Colegio Francés “Morelos”.

Obteniendo el título de bachiller, Pablo inició la carrera de Medicina. Para ayudarse, solicitó trabajo de profesor de Biología en el Colegio México. Así conoció mejor la obra marista y solicitó ingresar en el instituto del P. Champagnat, para dedicarse solamente a la evangelización de los niños y jóvenes.

OrdenaciónSe consagra a Cristo el 8 de diciembre de 1953, y envista de su práctica docente anterior, el Hno. Pablo Aguilar fue enviado a proseguir su apostolado en el Colegio México.

La fundación de este establecimiento se debe en gran parte a la constancia y entusiasmo del Hermano Pablo Aguilar que con la fogosidad y tenacidad que lo caracterizaban, entusiasmó y convenció a diversos miembros de la Sociedad Orizabeña.

El proyecto agradó tanto al arzobispo de Veracruz, Mons. Manuel Pío López, y a los numerosos padres de familia, que formaron un “patronato pro Colegio México de Orizaba”.

Con los primeros recursos que se consiguieron adquirieron un terreno de 11,590 m2 al oriente de la ciudad, que presentaron al Hermano Provincial para formalizar su petición. No fue posible a la Congregación rehusar tal ofrecimiento, y con esta aprobación los empresarios orizabeños pusieron manos a la obra.

El domingo 26 de septiembre de 1954, se bendijo la primera piedra. El secretario general de gobierno en representación del gobernador, colocó la primera piedra.

La inauguración tuvo lugar el 7 de febrero de 1955 con los cuatro primeros años de la primaria y con un total de 152 alumnos inscritos. Ese mismo día el Canónigo Rafael Rúa Álvarez bendijo el edificio y pidió al Señor que la obra continuara no sólo con la secundaria, sino que continuara con la preparatoria y que algún día lograra coronarse con cursos universitarios. El Sr. Presidente del comité hizo entrega oficial de la obra al Hno. Provincial Salvador Méndez Arceo y prometió continuar para que el colegio pudiera tener 1,200 alumnos.

Inauguración

PROVINCIA DE MÉXICO CENTRAL. Los Hermanos Maristas en México 3 - Tercera etapa 1938-1959. 1a. Edición 1993, México. Ed. Progreso.
Correcciones: Rafael Aguilar.